jueves, 5 de abril de 2012

Editor de partituras

   A estas alturas muchos conoceréis la herramienta 2.0 llamada "Noteflight". Para los que a lo mejor no habían oído hablar de ella, decirles que es un editor de partituras on-line que puede también guardar de manera abierta las partituras que confeccionamos con él y dejamos depositadas. De esta forma, el alumnado puede acceder a partituras y propuestas que se hacen por el profesorado de música.

  Para trabajar con noteflight y poder acceder a las partituras que estan depositadas en su página, es necesario estar registrado. Para registrarse, hay que ir a "SIGN UP" y rellenar los campos que se piden (pide email).

Página de entrada en Noteflight:

   Noteflight está en inglés (no hay nada parecido en castellano), pero su uso es bastante sencillo. En la página de inicio de noteflight podemos acceder a un tutorial de prueba (pulsar en MAKE MUSIC) y también a un video explicativo (en TEACH MUSIC). Dicho vídeo es el siguiente:


   En clase usé hace unos meses esta aplicación con el alumnado de sexto, primero como una actividad para dar a conocer el propio programa y luego como parte del trabajo de la unidad "La forma musical".
   La verdad es que los resultados fueron satisfactorios, puesto que el alumnado al mismo tiempo que trabajaba en el manejo de un programa informático online, desarrollaba estrategias para trabajar en grupo, profundizaban en la notación y el lenguaje musical (aspecto algo árido hoy en día sin el uso de las TICs) y todo ello de una manera amena y motivadora para ellos. Se quedaban sorprendidos cuando iban escuchando lo que editaban y en otras sesiones fueron capaces de editar una partitura que estábamos trabajando con la flauta. Lo más difícil fue que necesitaron más tiempo para la edición de lo que previamente esperaba, pero esto es algo , en cierta forma, lógico. La práctica es lo que hace que se sea más ágil en la realización de este tipo de actividades.
   El aprendizaje se basó principalmente en el trabajo cooperativo y se contribuyó en mayor o menor medida al fomento de competencias como la lingüística (a la hora de debatir, al final de cierta actividad, lo que se había averiguado en torno a la forma musical que tenía una obra editada anteriormente); la matemática (el desenvolvimiento en la notación musical con sus figuras y duraciones); la competencia digital (destreza para manejar el programa Noteflight); la social y ciudadana (al tener que ponerse de acuerdo en organizar el modo de trabajar e ir estructurando todo el proceso de dicho trabajo);  o la cultural y artística (cuando iban conociendo varios fragmentos musicales y sus distintas formas visual y auditiva).
   Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada